Conocimiento y tecnología al servicio de México

El TecNM/Cenidet, realiza en el Departamento de Ingeniería en Electrónica la develación de una placa en honor al Dr. Marco Antonio Oliver Salazar, profesor-investigador quién laboró en la institución por más de 20 años

El TecNM/Cenidet, realiza en el Departamento de Ingeniería en Electrónica la develación de una placa en honor al Dr. Marco Antonio Oliver Salazar, profesor-investigador quién laboró en la institución por más de 20 años

A partir del 18 de octubre del presente el aula 2102 del Departamento de Ingeniería en Electrónica del TecNM/Centro Nacional de Investigación y Desarrollo Tecnológico (Cenidet), lleva el nombre del Doctor Marco Antonio Oliver Salazar.

En un emotivo acto donde participaron los Doctores Yesica Imelda Saavedra Benítez, directora del TecNM/Cenidet, Mario Ponce Silva, jefe del Departamento de Ingeniería en Electrónica, Luis Gerardo Vela Valdés y Jaime Arau Roffiel, profesores-investigadores del Cenidet, la Mtra. Virginia de la Cruz Flores compañera en vida del Doctor Marco Antonio Oliver Salazar, así como su hijo, amigos, familiares y comunidad del Centro, se llevó a cabo la develación de una placa en honor a quien se entregó a la institución durante más de 20 años dirigiendo tesis de maestría y de doctorado, formando recursos humanos, liderando proyectos de impacto nacional, buscando donaciones en beneficio de los laboratorios del Cenidet; obteniendo premios en diversos concursos, impartiendo conferencias, compartiendo su quehacer con científicos y con la sociedad a través de publicaciones de difusión y divulgación científico-tecnológicas y siendo uno de los principales promotores de nuevas líneas de investigación en su área.

La bienvenida estuvo a cargo de Mario Ponce Silva, quien señaló el beneplácito que representa estar viviendo un homenaje para un integrante de su Departamento que dejó una herencia de trascendencia en la institución.

Por su parte, los doctores Gerardo Vela Valdés y Jaime Arau Roffiel, indicaron que

“… estamos aquí reunidos para recordar al Dr. Marco Antonio Oliver Salazar, en todas sus facetas como ser humano: ciudadano, esposo, padre de familia y profesionista. Además de compañero, colega y entrañable cómplice en proyectos personales y profesionales.

Hemos buscado en el baúl de los recuerdos, pero las historias del pasado nos remiten inexorablemente al portafolios del presente. Es por eso que, a falta de palabras propias, nos hemos permitido tomar prestadas las palabras del pasado y del presente: Solo con el corazón se puede ver, lo esencial es invisible para los ojos.”, entre otras frases y anécdotas que recordaron al doctor Oliver Salazar.

Asimismo, el Doctor Arau Roffiel dio lectura a la semblanza preparada por el Doctor Vela Valdés en la cual señaló que “Marco Antonio Oliver-Salazar recibió el título de Ingeniero electromecánico por la Universidad Anáhuac, Naucalpan México en 1985. La maestría en Control y Tecnología de la Información por el Instituto de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Manchester, Reino Unido en 1989. El Doctorado en Ingeniería de control por el Departamento de Control Automático e Ingeniería de Sistemas de la Universidad de Sheffield, Reino Unido en 1994.

De 1985 a 1996, fue investigador en el Instituto de Investigaciones Eléctricas, en Cuernavaca México. Participó en la puesta en marcha del sistema automatizado de la Unidad Central Termoeléctrica del Valle de México, CFE. También participó en la puesta en marcha del sistema supervisorio de distribución eléctrica (tablero mímico), de la compañía de Luz y Fuerza del Centro.

En 1996, se unió al Departamento de Electrónica como Profesor-Investigador en el Centro Nacional de Investigación y Desarrollo Tecnológico, en Cuernavaca México. Impartió diversos cursos a nivel licenciatura (Tecnológico de Monterrey, Campus Cuernavaca y Ciudad de México) y posgrado (CENIDET y Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México) en las áreas de Control, Procesamiento de Señales y Robótica.

Fue Coordinador del Posgrado en Mecatrónica del CENIDET y miembro del SNI. Dirigió tesis doctorales y de maestría en electrónica y mecatrónica. Fue director de proyectos financiados por el CONACYT, COSNET y DGEST-SEP.

Obtuvo donaciones de equipos especializados para los laboratorios de CENIDET y fue Presidente del Congreso de la Asociación Mexicana de Control Automático AMCA.

Tiene diversas publicaciones en congresos nacionales e internacionales y revistas indizadas. Además de desarrollos tecnológicos, reportes técnicos, capítulos de libros y libros. Obtuvo premios y distinciones tanto académicas como de investigación, a nivel local, regional y nacional. Impartió conferencias técnicas y de divulgación, y fue revisor de proyectos y artículos técnicos.

Obtuvo premios en el Concurso Nacional de Creatividad (DGEST-SEP) y también premios en el Concurso de Tesis de Posgrado (DGEST-SEP) por varios años. Sus últimos trabajos se centraron en el diseño de robots en aplicaciones de rehabilitación, procesamiento de señales de la corteza cerebral y control de convertidores CD-CD. También, fue uno de los principales promotores de nuevas líneas de investigación en el Departamento de Electrónica”.

En su intervención la Dra. Yesica Imelda Saavedra Benítez, destacó que “para el TecNM/Cenidet es muy importante reconocer los logros realizados por el personal de la comunidad en el momento de los acontecimientos y, en este caso, póstumo.

Como ya lo mencionaron mis antecesores el Dr. Marco Oliver Salazar, rubricó su nombre en el Centro Nacional de Investigación y Desarrollo Tecnológico, por ello estamos reunidos celebrando la vida y trascendencia del trabajo de este gran investigador. Es motivo de orgullo que el aula 2102, lleve su nombre por las importantes aportaciones que realizó”.

La Mtra. Virginia de la Cruz Flores, agradeció el reconocimiento que realiza el TecNM/Cenidet a su esposo el Dr. Oliver Salazar, resaltando la parte personal, señalando que lo caracterizaba su inteligencia, persistencia, bondad, honestidad e intensidad con las que realizaba sus acciones. Entre sus actividades más preciadas estaba la docencia y la asesoría a sus alumnos, por lo que sus hijos y ella pensaron que sus libros formen parte del Centro de Información de la institución donde laboró, por lo que en el marco del homenaje realizó la donación de éstos para que sean consultados por las nuevas generaciones y que contribuyan a la formación de alumnos y nuevos investigadores.

Finalmente, se llevó a cabo la develación de la placa y una entrega especial de otra placa para la familia con el número y nombre del aula.